Democracia, estado y seguridad para una Internet Ciudadana
ALAI
Lunes, Octubre 2, 2017

En el marco de los Diálogos por una Internet Ciudadana que se celebran en Quito, Richard Hill, miembro de Just Net Coalition y presidente de la Asociación para una Gobernanza apropiada de Internet (APIG, por sus siglas en inglés), en conjunto con Marcos Urupá, periodista y coordinador de Intervozes – Colectivo Brasil de comunicación Social, se refirieron a democracia, estado y seguridad como temas prioritarios para la consecución de una Internet libre y segura.

Bajo la óptica de que los datos de los usuarios de Internet son sumamente valiosos, ya que más que una mercancía son una suerte de nueva riqueza extractiva, Richard Hill inició su intervención asegurando que “los gigantes tecnológicos se están volviendo billonarios porque nuestros datos valen más que sus servicios”. Según él, las empresas que se mueven en Internet no pagan beneficios, o muy pocos, por el servicio que ofrecen y las ganancias que obtienen, es por eso que son sumamente rentables y ricas.

¿Alguna vez se ha fijado que mientras navega en Internet, aparece publicidad relacionada a alguna búsqueda que hizo anteriormente? En palabras de Hill, esto no es una coincidencia, sino que en realidad se trata del uso indiscriminado que las empresas en Internet hacen de nuestros datos, al entregarlos sin nuestra autorización a otros sitios en la red.

Recordó, además, a quienes tienen una cuenta de Facebook, que al aceptar las políticas y condiciones de uso accedieron a que esta red social tuviera la potestad de hacer cualquier cosa que quisiera con sus datos personales y, peor aún, que pueda conservarlos para siempre. En este sentido, apuntó que estos datos no pueden ser vistos únicamente como mercancía, sino que –por el contrario- la privacidad es un derecho fundamental del ser humano y, por consiguiente, la ciudadanía debe tener control sobre esta.

Es indispensable, dijo, salir del sistema dominado por corporaciones y trasladarse hacia un espacio en que exista equidad social, pensando en un sistema desde la gente y para la gente, en donde la intervención gubernamental debe ser limitada. Sin embargo, el Estado sí tiene la obligación de proteger los derechos de los ciudadanos, incluyendo la libertad de expresión, el derecho al desarrollo y a una vida digna, entre otros. Asimismo, mencionó que el papel del Estado debe estar centrado en proveer al ciudadano de servicios básicos, tales como educación, agua, electricidad y, además, Internet, porque en estos días el acceso a Internet es un derecho fundamental.

Posteriormente, el experto explicó acerca de la necesidad de construir un sistema que proteja el derecho a la privacidad y que sea capaz de prevenir el abuso de poder por parte del mercado. Ante esta problemática también sugirió mejorar la infraestructura de la Internet, para procurar el acceso de todos y todas, a precios justos, accesibles. “Si contamos con estándares de seguridad para la luz eléctrica, los vehículos, los aviones, etc., está claro que ya es tiempo de tener estándares de seguridad en los dispositivos conectados a Internet”, enfatizó. Por tanto, resulta imprescindible fortalecer las naciones, con el fin de lograr la soberanía de los países en vías de desarrollo, para no ser dominados por los países ricos. “La lucha será larga, pero venceremos”, finalizó Hill.

Una Internet para la sociedad civil

De acuerdo a Marcos Urupá, la gobernanza de Internet tiene aspectos controvertidos y es un lugar de considerables luchas de poder, empezando por el poder existente entre los países: los de África y América Latina están en nivel de desarrollo diferente de los países europeos y de los Estados Unidos, ya que estos últimos administran buena parte de los recursos de Internet. Es así que, el gran desafío ahora es procurar que no exista una sociedad civil tan globalizada.

La Cumbre Mundial para la Sociedad de la Información (CMSI) elaboró los primeros apuntes sobre lo que sería un modelo de gobernanza de Internet y, a partir de ahí, se empezó a cuestionar el papel de ICANN, que hasta el momento se encontraba bajo tutela de los Estados Unidos, otorgando al país norteamericano la capacidad de tomar decisiones de políticas públicas globales independientemente de los gobiernos nacionales o acuerdos internacionales. La recomendación que surgió entonces fue crear un nuevo foro multipartidario para tratar cuestiones de Internet.

“El poder hegemónico se concentra en el control de narrativas, en la definición de la agenda y en la definición de los términos de referencia, a fin de minimizar (o deslegitimar) la disidencia”, señaló Urupá. Es por eso que el periodista brasileño considera que si bien los gobiernos deben controlar las políticas públicas, la "gestión técnica" u "operación diaria" de Internet debería estar en manos del sector privado y la sociedad civil.

Marcos Urupá concluyó manifestando que el modelo multiskateholder es el mejor que se tiene hoy en día, puesto que forma a la sociedad civil no técnica sobre los temas técnicos que involucran la gobernanza de Internet. “Espacios como este permiten una mayor actuación de la sociedad civil, por cuanto la meta es fortalecerla para acompañar esa agenda de gobernanza de Internet. Sabemos que las estructuras que garantizan Internet son privados, pero las personas pueden tornarlo en un bien público. Tenemos muchos desafíos a superar y mucho que aprender y formular sobre este tema”.

Para más información sobre el evento, ingrese a: https://al.internetsocialforum.net/

 
Sección: